DIOS EN EL CENTRO, AFRONTAR RETOS CON LA MIRADA EN DIOS Y EN UNIDAD

En el Sínodo el Espíritu Santo es el protagonista, dice el Papa Francisco

VATICANO,- En el día de San Francisco de Asís, 4 de octubre, se inició a Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos recordando a este santo  que, en tiempos de grandes luchas y divisiones,  “no criticó ni atacó a ninguno, sólo abrazó las armas del Evangelio: la humildad y la unidad, la oración y la caridad. ¡Hagamos lo mismo también nosotros!, pidió el Papa Francisco durante la Eucaristía inaugural.

Mons. Marcos Pirán en la Eucaristía de apertura en la Plaza San Pedro

La Plaza de San Pedro acogió a miles de personas y a los 464 participantes venidos del mundo entero: obispos, sacerdotes, religiosas y laicos, representando a su iglesias particulares,  al Santo Pueblo de Dios y a todos los que durante 3 años han participado en un proceso sinodal de escucha para identificar sus sueños sobre la Iglesia de hoy, recogido todo en un Documento de Trabajo para esta Asamblea.

Antes de iniciarse la Eucaristía tuvo lugar una larga procesión de obispos que caminaron desde un costado hacia el centro de la Plaza de San Pedro, decorada con  escenografía multifacética de arbustos, plantas, hierbas y flores preparados para la vigilia de oración ecuménica, el 30 de septiembre.

El Papa Francisco durante la homilía ( Vatican Media)

Durante su homilía, el Papa les recordó que la mirada de Jesús bendice en invita a  ser una Iglesia “que no afronta los desafíos y los problemas de hoy con espíritu de división y de conflicto, sino que, por el contrario, vuelve los ojos a Dios que es comunión y, con asombro y humildad, lo bendice y lo adora, reconociéndolo como su único Señor”.

Para el Papa el Sínodo debe “volver a poner a Dios en el centro de nuestra mirada, para ser una Iglesia que ve a la humanidad con misericordia”, para ser “una Iglesia unida y fraterna, que “no crea división internamente, ni es áspera externamente”, porque “es así como Jesús quiere a su Iglesia”. “Una Iglesia de las puertas abiertas”. 

Aspecto de la Plaza deSan Pedro ( Vatican Media)

Por otra parte, la mirada acogedora de Jesús invita a ser, precisamente, una Iglesia que acoge”, dijo.

Reconoció que vivimos una época compleja y que los desafíos de hoy requieren “ una actitud interior cordial y amable, para poder confrontarnos sin miedo”. 

El obispo auxiliar de Holguín, Mons. Marcos Pirán en la Plaza de San Pedro

Volviendo a la mirada de Jesús que bendice y acoge pidió no caer en algunas tentaciones peligrosas “la de ser una Iglesia rígida, que se acoraza contra el mundo y mira hacia el pasado; la de ser una Iglesia tibia, que se rinde ante las modas del mundo; la de ser una Iglesia cansada, replegada en sí misma”.

Subrayó el Papa que esta Asamblea no es “una reunión política, sino una convocación en el Espíritu”. No es “un parlamento polarizado, sino de un lugar de gracia y comunión”.

Reconoció que el Espíritu Santo deshace a menudo “nuestras expectativas para crear algo nuevo que supera nuestras previsiones y negatividades.”

Al finalizar la Eucaristía el Papa saluda a los peregrinos en la Plaza ( Vatican Media)

Para el Pontífice, el momento de mayor fecundidad en el Sínodo es la oración  “por el que el Señor actúa en nosotros.  

“Abrámonos a Él e invoquémosle, Él es el protagonista, el Espíritu Santo. Dejemos que Él sea el protagonista del Sínodo. Y con Él caminemos, con confianza y con alegría”.

Puedes descargar el texto completo de la homilía del Papa

HOLGUÍN CATÓLICO