DESPUES DEL HURACÁN IRMA EN HOLGUÍN

holguin0Mensaje de Mons. Aranguren a las comunidades de su Diócesis

HOLGUÍN, Cuba.- Al concluir el paso del Ciclón Irma por la Diócesis de Holguín, el Obispo, Mons. Emilio Aranguren envió un mensaje, el día 9 de septiembre, a las comunidades diocesanas agradeciendo la cooperación de todos y compartiendo la noticias que ya había recibido sobre el impacto del huracán.

“Ante lo vivido, considero que es bueno destacar la tarea realizada en las comunidades para preservar los templos… Es un signo que expresa que el templo es de la comunidad y que todos sus miembros tienen que cuidarlo y protegerlo, tal como han hecho. En un buen número de ellos no vive el sacerdote y, sin embargo, la comunidad se puso de acuerdo para celebrar la Palabra, comulgar y no dejar la presencia del Santísimo Sacramento; bajar las imágenes de sus altares, reforzar las puertas y ventanas, buscar a una persona para podar las ramas de los árboles cercanos e, incluso, en los casos que las condiciones físicas del edificio lo permiten, brindarlo para acoger a vecinos y, también, a evacuados, como en muchos de ellos se hizo”.

El obispo recorrió algunas comunidades de la Vicaría del Centro y recogió en el camino a algunas personas que esperaban algún tipo de transporte. Esto le permitió escuchar los testimonios de la gente.

“Una señora en el recorrido de Fray Benito a Potrerillo: “Gracias a Dios que Irma nos dejó agua. El río de cerca de mi casa hizo una creciente buena”, y un señor mayor, tuvo un breve discurso: “¡Tantas explosiones de bombas y cohetes que, ‘los locos poderosos’ están ensayando en el mundo para meterse miedo los unos a los otros, son los que nos traen estas consecuencias, porque la Naturaleza exige que se le respete y ella es todopoderosa!”.

Para hacerse entender el Obispo hacía una descripción de la geografía de la Diócesis e invitaba a mirar cada lugar en un mapa.

mapaholguin8
El mapa de la zona geográfica de la Diócesis de Holguín

“El poblado más al este es Yamanigüey (afectado el año pasado por el Matthew) junto a Cupey y Punta Gorda (abajo). Estas tres pequeñas comunidades de la parroquia de Moa colindan con el municipio de Baracoa. Y seguimos hacia el oeste para marcar Sagua de Tánamo que no queda en el litoral, pero el río que atraviesa la parte urbana se desborda y ocasiona grandes inundaciones (anoche crecía, pero llegó un momento en que se detuvo).

A continuación están las pequeñas comunidades de la parroquia de Cayo Mambí que está junto al mar. Son ellas: Cananova, Collazo 1, Barrederas, Canenerito, Corinthya y Quemado. Sigue el municipio de Mayarí que tiene tres comunidades en la misma orilla: Nicaro, Guatemala (Preston) y Juan Vicente. Posteriormente, Antilla y El Ramón, además de Macabí que forma parte de la parroquia de Banes. Llegamos al Puerto de Vita (cerca de Bariay) que es la Parroquia de Fray Benito y concluimos el territorio de la provincia de Holguín con Gibara. Se inicia el territorio tunero con la Playa de La Herradura y Puerto Padre que tiene las comunidades de Boca y Carúpano para terminar en Puerto Manatí, ya en el límite con Camagüey. Actualmente son 24 comunidades junto al mar, en la orilla, la costa, el litoral”.

Mons. Aranguren explica en su mensaje algunas de las afectaciones causadas por Irma y se solidariza con los lugares que han sido más afectados en otras diócesis

Irma_Freyre-Dia1-Rey05
Puente sobre el río Juan Cantares  que comunica a Santa Lucía y Fray Benito ( Ahora)

“En las comunidades hubo afectaciones que, en la medida de las posibilidades, hay que asumir la manera de ayudar a los que lo necesitan”, señala. “En la parte estructural de las edificaciones de los templos y casas de religiosas y pequeñas comunidades, los daños resultan -seguramente que, en comparación a los que sabremos de varias Diócesis del centro del país- pequeños, tal como sucedió con el Matthew (2016) en comparación a los daños causados en la Diócesis de Guantánamo-Baracoa; y con el huracán Sandy en el 2012, cuando se avecinaba la celebración de los 500 años de Santiago de Cuba y las numerosas afectaciones tenidas en la población y, particularmente, en los templos de dicha ciudad”. .

Sin quitar importancia a lo vivido, señala que “con esto no minimizo lo ocurrido -y que es causa de sufrimiento para muchos- pero, para nosotros en la Diócesis, como lo escuchamos en la calle, pudo haber sido peor, a lo que se le suma la triste situación de las provincias del centro del país e, incluso, Matanzas, y que iremos sabiendo más de ellas en los próximos días”.

El ciclón afectó a la zona precisamente en la festividad de la Virgen de la Caridad y el Obispo hace referencia a ello y recuerda que es la segunda ocasión, que el paso del huracán coincide con la celebración de la Solemnidad de la Virgen de la Caridad del Cobre. “Recordamos el Ike en el 2008. El pasado día 6 indiqué a los párrocos de Holguín que, si se había comunicado a la población que estábamos en “fase informativa”, no correspondía hacer la procesión, aun cuando no lloviera. Esto forma parte de la cultura ciudadana. Es una orientación ofrecida en pro del bien común y valorarla y respetarla favorece el bienestar de cuantos vivimos en la ciudad”.

DSC_0122
Crecida del Río Holguín en el municipio de Cacocúm ( Diario Ahora)

En toda la Diócesis se suspendió la procesión que estaba programada en Holguín el jueves 7, víspera, del día de la fiesta y, el día 8, no pudieron celebrarse de manera solemne las Misas y procesiones por el paso del huracán. Tampoco se transmitió el mensaje radial del Obispo porque había una programación especial debido al paso del huracán, sin embargo, comentaba el Obispo “en medio de esta realidad, varias personas que llamaron a las emisoras provinciales y nacionales, recordaban con devoción la celebración religiosa y cubana de la Fiesta de la Virgen de la Caridad e, incluso, la imploraban”.

GIBARA_9
La población contempla las olas en Gibara (Diario Ahora)

Mons. Aranguren termina su mensaje recordando a la Buena Madre “nuestra amada Virgencita de la Caridad, ponga su mano sobre todos sus hijos e hijas, para que lo que rezamos en la liturgia del día de su fiesta sea una expresión de esperanza: “Han cesado las lluvias, se oye el arrullo de la tórtola en nuestra tierra”. Les doy las gracias por “sentir con la Iglesia” y “por sentir con el prójimo”. Que Dios les bendiga y la Virgen les acompañe y proteja,

Puedes leer aquí el mensaje A la Diócesis por el huracaán Irma

HOLGUÍN CATÓLICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s