Archivo de la etiqueta: Cardenal Jaime Ortega

FALLECE EL CARDENAL JAIME ORTEGA Y ALAMINO

MonsOrtega2018Cardenal Jaime Ortega Alamino: un legado de amor a Cuba y a la Iglesia

LA HABANA, Cuba.- A los 82 años de edad y después de una larga vida de servicio a la Iglesia y a Cuba,  ha fallecido, al amanecer de hoy, 26 de julio, en su residencia habanera, el cardenal Jaime Ortega Alamino, arzobispo emérito de la Habana.

Una breve nota en el Sitio Web de la Conferencia de Obispos Católicos ha dado a conocer la noticia.

Su legado permanece, especialmente en las mentes y los corazones de sus colaboradores más cercanos y de quienes le conocieron en su acción pastoral a lo largo de 55 años de sacerdocio. Fue párroco, profesor del seminario y  durante 41 años obispo –38 de estos como Arzobispo de La Habana y 16 como cardenal.

Nacido el 18 de octubre de 1936 en Jagüey Grande, Matanzas y ordenado sacerdote en 1964, siempre se preocupó por las vocaciones sacerdotales. Su largo servicio episcopal le permitió consagrar a cinco obispos, ordenar a 43 sacerdotes y lograr los permisos y la financiación para construir un nuevo seminario para la Iglesia Cubana.

Su compromiso con Cuba le llevó a apoyar los esfuerzos migratorios a favor de la reunificación de familias cubanas, a interceder por la liberación de presos políticos, y a mediar para un mejor entendimiento entre el gobierno de Estados Unidos y el de su país. Seguir leyendo FALLECE EL CARDENAL JAIME ORTEGA Y ALAMINO

MARCÓ NUEVA ETAPA ECLESIAL

ortegaMug2Rolando Suárez Cobián comparte  sobre el Cardenal Jaime Ortega Alamino fallecido al amanecer del 26 de julio

LA HABANA, Cuba.- La primera impresión que tuve cuando llegó a la Arquidiócesis, en 1981, el nuevo Arzobispo, Mons. Jaime Ortega fue que surgía una realidad eclesiástica nueva.

Recuerdo que anteriormente, en un acto de la Juventud Católica Universitaria, nos permitieron que saludáramos al Cardenal Manuel Arteaga, entonces el Arzobispo de La Habana. Nos prepararon a todos en cómo comportarnos, la vestimenta a usar y hasta la forma de saludar. Todo muy formal como correspondía.

El día en que Mons. Jaime tomó posesión de la Arquidiócesis, en diciembre 1981, todos los presentes, sin ninguna formalidad pasamos a saludarlo al pie del altar en la Catedral. Si intentabas besarle el anillo te sostenía la mano y la estrechaba. Yo saludé y me presenté como fiel de la parroquia Nuestra Señora del Carmen y abogado expresando que quedaba a su servicio. La respuesta fue: gracias ya nos veremos. Y así fue. Sentí cercanía extrema y ya convocado a prestar un servicio útil. Seguir leyendo MARCÓ NUEVA ETAPA ECLESIAL