PEREGRINO DE LA CARIDAD

LA HABANA, Cuba.- Cuba vivió del, 26  al 28 de marzo de 2012, la visita pastoral del Papa Benedicto XVI como ‘peregrino de la caridad’. El papa viajó a  Cuba para unirse al jubilo de los cubanos, por haber contado durante 400 años con la presencia de la imagen de la Virgen de la Caridad, hallada en la Bahía de Nipe en 1612.  Seguir leyendo PEREGRINO DE LA CARIDAD

MENSAJERO DE LA VERDAD Y LA ESPERANZA

( Un resumen del legado de la visita de Juan Pablo II, en 1998)

En su primera visita pastoral a los católicos de Cuba del 21 al 25 de enero de 1998 , Juan Pablo II tuvo un apretado y movido horario, ya que, en menos de cinco días visitó cuatro diócesis de la Isla en donde celebró la Eucaristía al aire libre, para regresar cada tarde a la Habana para encuentros específicos. La residencia papal se preparó en la Nunciatura Apostólica. Seguir leyendo MENSAJERO DE LA VERDAD Y LA ESPERANZA

LA CATEQUESIS CON MANUALIDADES

HOLGUIN, Cuba.- Docenas de catequistas de las comunidades de Holguín y Las Tunas se dieron en diversos lugares de la Diócesis , durante el mes de marzo, para participar encuentros que les ayudaron a profundizar en su vocación y a ser más efectivos en su servicio como educadores en la fe.catequistasW

 

En Holguín, a través de ocho talleres, una conferencia y unas horas de retiro spiritual, los catequistas recibieron pistas pedagógicas para hacer mas viva y encarnada la catequesis y aprendieron manualidades y dinámicas para enriquecer el proceso catequético. En Mayarí el P. Héctor Arrúa svd presentó un tema sobre Doctrina Social de la Iglesia “contenido desconocido para algunos y para otros enriquecedor” en la opinión de Caridad Julia Iglesias Leipín. Un taller semejante se repitió en Sagua y otro en Holguín. Todo en el mes de marzo.

“En el momento en que varios catequistas nos encontramos, nos da animo, esperanza y alegría”, expresó María Luisa Hernández, de Velasco. Indira Guerra Concepción es profesora de arte y también catequista de la comunidad de Boca, San Fulgencio, en Gibara. Los temas le parecieron “muy productivos porque nos han mostrado como trabajar con adolescentes, ya que veces nos olvidamos que nosotros también lo fuimos y es una etapa muy difícil”, dijo.

catequistasM

Carmen Marún, de Chaparra, participó en el Taller Las manualidades como recurso en la formación catequética, ofrecido por Rosa María Fernández Chelala y quiso crear el baúl de los tesoros. “Con dos cajitas de fósforos, se pegan y se envuelven en un papelito, se hacen como dos gabeticas y se pone una agarradera. Adentro se ponen los sacramentos y los mandamientos.” A Marún se la veía contenta de compartir con gente joven. “Yo llevo tantos años y ya éramos pocos y pensaba que se iba a terminar, pero veo que la Iglesia está iluminada por el Espíritu Santo, y sigue adelante”.

Entre los participantes jóvenes estaba Leanet Mojona Suarez, de 16 años, que participo en un taller también dado por gente joven: Leodanys Villavencio y Greter Céspedes Sosa sobre Dinámicas y presentaciones para incentivar el proceso catequético. A esta joven de Santa Florentina, San Benito, lo que más le ayudará fue la conferencia sobre qué es un catequista “porque a veces somos catequistas y no sabemos que es lo que verdaderamente somos. Y aprendí lo que soy”.baulitoS

La jornada fue organizada por la Comisión de Educación en la fe que orienta la tarea de unos 350 catequistas de niños, jóvenes y adultos en las cuatro zonas pastorales.

Además de los presentadores locales, este evento contó con la colaboración de los Hermanos Maristas José Antonio Alonso Laso y Carlos Martínez Lavín de Cienfuegos. El Hno. Martínez Lavín señaló en una entrevista, que es importante sembrar mucha esperanza y conectar con el llamado profundo del Seño que nos invita a ser catequistas y responderle con coherencia de vida y con pasión”.

Zoraida Valera Rodríguez, de la parroquia de Cueto se marchaba contenta: “Aprendí a ser mejor persona, crecieron mis amistades y mi fe aumentó”. (Holguín Católico)

LA REVISTA COCUYO EXTIENDE SU LUZ

HOLGUÍN, Cuba.- El Cocuyo diocesano está extendiendo su luz hacia todas las zonas pastorales de la Diócesis, en Holguín y Las Tunas.

Con los 20 pesos cubanos envueltos en un papel, o con el cupón de inscripción, a veces llegan los testimonios de gratitud escritos a mano.

leenCocuyo

La revista Cocuyo ha entrado en su segunda época con una presentación  el 2 de marzo de 2013 enel Centro Janssen. Mientras escuchaban las palabras de presentación, el público que llenó el espacio de encuentro pudo contemplar de lejos la revista expuesta sobre la mesa, dedicada al Año de la Fe. Su portada muestra una mano sosteniendo una planta joven, símbolo de la fe recibida en el bautismo.

Durante el acto, el obispo Mons. Emilio Aranguren Echeverría tuvo unas palabras de bienvenida y aliento, sobre todo para el equipo de jóvenes que se ha empeñado en esta empresa evangelizadora.

“Para mí, como Obispo, el fruto escondido y duradero es haber perseverado durante más de tres años en el acompañamiento y formación de un equipo de jóvenes comunicadores que fueran capaces de pensar la revista con criterios profesionales para intercambiar, escribir y editar su contenido” comentó en sus palabras.

Señaló que “en el andar de las cosas de Dios ‘el poco a poco’ encierra una sabiduría que, con la ayuda de su misma gracia, da fruto abundante en la medida que quienes participan en este caminar, no se busquen a sí mismos, sino que prioricen el anuncio, crecimiento y actuación del Reino de Dios en medio de nuestra realidad”.

Dio las gracias a los presentes y de manera singular, “a cuantos confiaron y han perseverado en el “poco a poco” y que hoy renuevan su disposición para continuar”.cocuyoPresentacion

La belleza de unas notas musicales, y de la voz de Marilín Aldana que amenizó la velada, fueron el marco de reflexión para las palabras que allí se pronunciaron. Junto al obispo estaba el sacerdote Ángel Andrés González, delegado para las comunicaciones de la Diócesis, y la periodista Arlene Gómez Palacios del equipo de comunicadores.

El P. González hizo la presentación de la revista, de su enfoque y secciones y habló de la continuidad que esta quiere tener con el esfuerzo realizado desde sus inicios, en 1996, por quienes precedieron al actual equipo. Habló del boletín Luz Nueva creado para el Año Jubilar Mariano, que con una forma más sencilla, alternrá con la revista.

“Queremos que las propias comunidades se vean reflejadas en su ser y quehacer”, dijo el sacerdote, quien explicó que para ello, se han ofrecido talleres para posibles colaboradores en las zonas pastorales de la Diócesis por los que han pasado unas 160 personas. Señaló que la revista “tiene secciones fijas con una programación anual para no improvisar”.

El párroco de Gibara terminó con un testimonio personal sobre su tía Ada que le tenía miedo a los cocuyos porque decía que eran luces de muertos. Sin embargo, dijo el sacerdote, “yo he aprendido que la luz del cocuyo es más bien una luz de vida… que quiere irradiarse, repartirse y multiplicarse dondequiera que hay un lugar en el que nada se ve, o parece que nada se ve”. Lo comparó con la luz del cirio en la Vigilia de Pascua. “¿No es acaso esta luz que disipa las tinieblas, la luz que ha emergido de lo hondo de la muerte y se convierte en luz de vida?”, preguntó.

“Mi tía no estaba del todo equivocada. Por eso pienso en ella cuando veo los cocuyos”, dijo. “Por eso creemos con tanta fuerza en este Cocuyo que hoy revivimos para que siga dando luz, para que en cada resplandor de luz nueva se declare –menguante- una sombra vencida y se vislumbre, abrasadora, alborada”. (Araceli Cantero Guibert)