MONS. WILLY PINO YA ES ARZOBISPO DE CAMAGÜEY

Tomó posesión de la Sede Metropolitana el 21 de enerowillycatedral-0

CAMAGÜEY, Cuba- Con repique de campanas, procesión por las calles aledañas al Parque Agramonte; con canciones, aplausos y la melodía de “La guantanamera” realizada por la Banda Municipal, los camagüeyanos recibieron a Mons. Wilfredo Pino Estévez que regresaba a su antigua diócesis, ahora como arzobispo metropolitano.

El acto, que se extendió por tres horas, tuvo lugar el 22 de enero en la Santa Iglesia Catedral dedicada a Nuestra Señora de la Candelaria, patrona de la villa, con la presencia de los obispos cubanos, el Nuncio Apostólico, unos 40 sacerdotes y diáconos y numerosos fieles que llenaron el templo. Estuvieron presentes representantes del Gobierno provincial y Caridad Diego Bello, Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Al inicio de la Eucaristía, el Nuncio Apostólico, arzobispo Giorgio Lingua pidió que se leyera al Bula Papal con el nombramiento. Lo hizo desde el púlpito el sacerdote Juan Días Ruíz que ha servido de administrador diocesano desde el mes de diciembre.

catedralfieles
El pueblo llenó la Catedral para la Misa

Al final del texto se señala: “tú pues venerable hermano que hasta ahora presidiste la diócesis de Guantánamo – Baracoa y que en ella ejerciste prudentemente el ministerio episcopal y estas dotado además de virtudes humanas y sacerdotales, nos has parecido idóneo para que te concedamos este más importante ministerio. Escuchada pues la opinión de la Sagrada Congregación para los Obispos, por nuestra potestad apostólica, disuelto el vínculo con la anterior sede, con toda confianza te nombramos arzobispo metropolitano de Camagüey”.

presbiterio
ElP. Juan Díaz Ruíz lee la Bula Papal

La Bula también pedía que se diera a conocer a los fieles. Los obispos se acercaron a abrazar a Mons. Willy mientras el pueblo  aplaudía cantando ”Te damos gracias Señor”.

Durante la Eucaristía se usaron oraciones adaptadas por el nuevo Arzobispo y en su homilía reconoció haber aprendido mucho de los guantanameros y baracoeses a quienes recordó narrando algunas de sus experiencias.

“Me van a perdonar si les cuento anécdotas de Guantánamo. Ellos tuvieron paciencia conmigo cuando yo les hablaba de ustedes”, comentó dirigiéndose a los presentes.

obispos
Los obispos se preparan par el inicio de la procesión callejera

Señaló que no había necesitado preguntarle al Papa que esperaba de él porque ya se lo dijo a todos los obispos del mundo en su exhortación La Alegría del evangelio, y yo me lo aplico, dijo, citando el texto del Papa: “tú a veces iras delante para indicar el camino y cuidar la esperanza del pueblo. Otras veces iras simplemente en medio de todos con tu cercanía sencilla y misericordiosa, y en otras ocasiones deberás caminar detrás del pueblo para ayudar a los rezagados y sobretodo porque el rebaño mismo tiene su olfato para encontrar nuevos caminos”.

Mons. Pino, nacido en Camagüey en 1950, fue sacerdote en la Diócesis hasta su nombramiento, el 13 de diciembre de 2006 como obispo de Guantánamo – Baracoa, en donde sirvió 10 años. Su nombramiento como sucesor del actual Arzobispo de La Habana, Mons. Juan de la Caridad García Rodríguez, fue el pasado 6 de diciembre.

sacerdotes
Los sacerdotes esperan en la calle

En sus palabras durante la homilía dedicó varios minutos a recordar la figura de sus antecesores, alegando que, aunque no se sentía muy asustado, como cuando le nombraron obispo de Guantánamo, si lo estaba porque “la tarea realizada por los dos últimos arzobispos que han pasado por aquí me han dejado el listón muy alto”. Sus palabras fueron interrumpidas por aplausos varias veces cuando enumeraba las buenas acciones de Mons. Adolfo Rodríguez Herrera y la de Mons. Juan García Rodríguez, a quien le pidió prestada su cruz pectoral.

monswillycalle
Los camagüeyanos se acercan a saludar al Arzobispo

Refiriéndose a la Palabra de Dios proclamada, en que el profeta Elías le pide a su maestro el profeta Eliseo que le deje dos tercias partes de su espíritu, Mons. Pino compartió su oración al Señor. “Eso es lo que estoy rezando. Que me de aunque sea un cuarto, un pedacito de lo que han sido Mons. Adolfo y Mons. Juan”.

Reconoció que se apoyará en las religiosas, que son los “pararrayos de una diócesis” y que se confía a la oración de los sacerdotes y diáconos “mis más cercanos colaboradores”. Dedicó unos minutos a explicar su escudo arzobispal que muestra imágenes referidas a Camagüey y a Guantánamo. “Ahí está mi corazón”, indicó.

Al finalizar la Eucaristía el nuevo Arzobispo se arrodilló para pedir la bendición de varias mujeres, pilares de la Iglesia de Camagüey. También pidió que todos cantaran la Salve en latín. Y dado que, había vivido días de muchos elogios y enhorabuenas, pidió a los presentes rezar en voz alta con él la oración de las Letanías de la humildad del Cardenal Rafael Merry del Val (1865-1930) que estaban escritas en el programa.

la-banda
La Banda Municipal interpretó la Guantanamera

Como regalo sorpresa la banda municipal interpretó ‘La guantanamera’ y también espontáneamente el pueblo recordó un canto repetido durante la visita del Papa Juan Pablo II a Camagüey en 1998, esta vez aplicado al nuevo Arzobispo. A coro y batiendo palmas todos cantaron: “Mons. Willy regresa a Camagüey, a Camagüey, a Camagüey… “.

HOLGUIN CATÓLICO

Un pensamiento en “MONS. WILLY PINO YA ES ARZOBISPO DE CAMAGÜEY”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s