PERMANECER COMO MARÍA Y TAMBIÉN COMO IGLESIA

Homilía de Mons. Aranguren en El Cobre el 8 de septiembre

virgenaltarSANTUARIO DE EL COBRE, Cuba.- En la festividad de la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba, el Obispo de Holguín predicó la homilia durante la Eucaristía celebrada en el Santuario de El Cobre y animó a quienes también le escucharían, horas después a través de la televisión cubana, a permanecer como María y como Iglesia  y hacer el bien a todos como pidió Jesús.

Mons. Emilio Aranguren Echeverría hizo notar que por “vez primera en la historia de la Iglesia en Cuba, rezamos oraciones y se proclaman lecturas bíblicas que han sido aprobadas especialmente por el Papa Francisco como Misa Solemne en honor de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre”.

Indicó que la Tipografía Vaticana ha impreso y enviado leccionarios para ser utilizado en todos los templos y comunidades en las que se celebre esta Fiesta.

monsemilio
Mons. Emilio

“Ella -la Caridad- es hoy y siempre la que nos une”, dijo el Obispo, al recordar a los Veteranos de las Guerras de Independencia de la segunda mitad del siglo XIX, quienes el 24 de septiembre de 1915, escribieron al Papa Benedicto XV: “Acordamos acudir a Su Santidad para que realice la más hermosa de nuestras esperanzas y la más justa de las aspiraciones del alma cubana, declarando Patrona de nuestra joven República a la Santísima Virgen de la Caridad del Cobre”.

Subrayó que la fe en Jesucristo y en la Buena Madre ha acrecentado la necesidad de unidad que se expresa en la canción tantas veces repetida por los fieles, a lo largo de toda Cuba y “cruzando los mares”: “Todos tus hijos a ti clamamos, Virgen Mambisa, que seamos hermanos”.

Mons. Aranguren fue comentando las lecturas de la Misa, fijándose en el salmo 102 que termina con las palabras: : “La misericordia del Señor dura siempre y su justicia pasa de hijos a nietos”.

Para el Obispo estas palabras son una invitación a transmitir a los demás el don recibido. “Lo que yo recibí como hijo o como nieto, ahora lo transmito como padre, como tío o como abuelo. Por una parte reconozco algo que he recibido y que, a su vez, me compromete porque se convierte en tarea, se convierte en misión”.santuariomonte

Recordó que el Santuario de El Cobre es la casa de María. “Esta es su casa porque sus hijos se la hicieron y hoy nosotros la cuidamos”, dijo, al hacer notar que la imagen ha permanecido, desde que la llevaron allí desde el Hato de Barajagua. Sólo ha salido de su ‘Casa’“ en 1936 cuando la llevaron a Santiago de Cuba para que fuese coronada; en noviembre de 1959 al viajar a La Habana para presidir el Congreso Católico Nacional, y en 1998 cuando San Juan Pablo II la veneró colocando entre sus manos el Rosario al concluir la Misa en la Plaza “Antonio Maceo Grajales”.

Posteriormente, fue visitada por el Papa Benedicto XVI y por el Papa Francisco—hace un año, que fue el primer Pontífice en celebrar la Misa en el Santuario en su viaje a Cuba como misionero de la Misericordia “y hacer aquí la Apertura del Año Mariano que clausuraremos el próximo sábado 24 de septiembre, en este mismo Altar”.

Era la primera vez que, en sus más de 40 años de sacerdote y 25 de obispo Mons. Aranguren predicaba la homilía en el Santuario, en la fecha del 8 de septiembre y por ello agradeció la invitación al Arzobispo Dionisio García Ibañez. Indicó que con su persona traía a toda su Diócesis, que comprende las provincias de las Tunas y Holguín, en cuyas costas había sido encontrada la Imagen de la Virgen en 1612.

“También traigo a mi familia y a mis amistades y, de manera especial, a tantas personas que, en el día a día de nuestra vida, a uno le piden que rece por ellos, también el Papa Francisco. Fue nombrando a grupos y Diócesis que peregrinan, también a pie, “haciendo la ruta de lo que se conoce como “El Camino de la Virgen”, desde la Bahía de Nipe pasando por Cueto, Barajagua, Alto Cedro, Mella, Palma Soriano y entran hasta aquí por el Camino Viejo del Cobre, como dice la canción”.escaleralcobre

Expresó que son “tantos y tantos peregrinos que, como ustedes queridos hermanos y hermanas, con esfuerzo y sacrificio vienen hasta la Casa de la Madre para “estar con la que está y permanece”. Ella –con su ejemplo y su intercesión maternal– también nos ayuda para que nosotros “estemos y permanezcamos” como Iglesia –al igual que Ella– en medio de nuestro pueblo”.

Indicó que en este Año de la Misericordia, al pasar por la Puerta santa del Santuario “nos hemos unido a las tres intenciones a las que nos ha invitado el Arzobispo: orar por la fe del pueblo cubano, por las familias y por las vocaciones”. Con la seguridad de que “la Virgen de la Caridad nos seguirá ayudando con su ternura maternal a darnos cuenta que estamos llamados a hacer el bien a todos… y de esa forma, amar más a Dios y amar más a nuestro prójimo”. (Descargar aquí el texto completo de la homilia ) .

HOLGUÍN CATÓLICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s